El examen tipo test de una sola letra (al estilo “loco Iván”)

Los exámenes tipo test han sido siempre una pesadilla para los estudiantes. Por lo general producen bastante estrés por la mezcla entre el tiempo limitado para acabarlo y la presión de contestar mal. Este año me ha tocado hacer varios en mi asignatura y he descubierto que también es una pesadilla para los profesores, porque no es fácil pensar preguntas equilibradas donde la respuesta correcta no sea muy evidente, ni muy retorcida, y que además permita saber si el concepto está realmente bien comprendido. Por poner un ejemplo, en uno de mis exámenes tuve que cambiar una pregunta porque me quedó algo como “no es falso que la respuesta que dice que no es independiente de la temperatura sea incorrecta”.

qvzU4

La peor pesadilla en un examen tipo test

Elaborar estos exámenes es todo un arte, especialmente si se quiere compensar el efecto del azar restando por respuestas incorrectas o permitiendo múltiples respuestas. Yo me decanté por hacer exámenes con una única respuesta correcta y no restar, porque en años anteriores eso había supuesto una epidemia de suspensos y, lo mejor de todo, de notas negativas. Como es lógico, descubrí en mi primer examen que por este método hasta el que peor lo hace, por mero azar, consigue sacar unas 3 preguntas bien (de 12). Así que digamos que todo el mundo parte de un 2.5, y puede ir subiendo de ahí para arriba. Eso sí, tiene la ventaja de que nadie se traumatiza porque no hay ceros, pero tiene el inconveniente de que con un poco de “suerte” o “intuición” resulta fácil aprobar sin merecerlo (en muchos casos se pueden reducir las respuestas posibles a dos).

Notas_Test1

Histograma de notas de mi primer test sin restar (media de 5)

Aunque lo más divertido de los exámenes tipo test suelen ser las estrategias de lógica aplastante que se utilizan (y que por supuesto yo también usaba cuando era estudiante):

  • “Ante la duda la más larga tiene que ser la correcta”
  • “Las respuestas que tengan las palabras “siempre” o “nunca” son falsas”
  • “No puede ser otra vez la (b) porque ya llevo tres seguidas con la (b)

Incluso con una única respuesta correcta, el contraataque a esas estrategias por parte del profesor puede venir con las famosas respuestas:

  • “Ninguna de las anteriores es correcta”
  • “Todas las anteriores son correctas”

Sin embargo, en mi segundo examen decidí que iba a luchar de otra forma contra el azar. Quería que quien respondiera bien tuviera que estar seguro de la respuesta, así que intenté romper las estrategias habituales con algo inesperado: puse todas las respuestas en la misma letra. Tenía dos modelos (A y B): en el modelo A todas las respuestas correctas estaban en la (b) y en el modelo B todas las respuestas correctas estaban en la (a).

examen-tipo-test-consejosAsí que me lancé a hacer lo que en el argot de submarinos se llama una maniobra “loco Iván” (un giro imprevisible para ver si te persiguen). Como comprenderéis, este pequeño experimento social (tengo que confesar que siento debilidad por ellos) tenía también otra gran ventaja: la corrección del examen es rapidísima =D. Pero tenía el riesgo, eso sí, de que alguien se diera cuenta del sistema y sacara un 10, lo que me planteaba un dilema moral. No obstante, ¿realmente pensarías como estudiante que un profesor te ha puesto todas las respuestas en la misma letra? Y de ser así… ¿no merece un 10 un estudiante que se dé cuenta de eso y esté tan loco como para contestar con la misma letra todo? Puesto que el examen en realidad cuenta muy poco en la nota final decidí seguir adelante.

¿Queréis saber qué sucedió? Por supuesto, yo mantuve mi cara de póker como si fuera un examen normal, pero esperando que hubiera miradas extrañas hacia mí. No ocurrió nada de eso. Como anéctoda os diré que el que menos tardó en entregarlo lo hizo en 4 minutos, pero no, ése no se dió cuenta de que todas estaban en la misma letra; sencillamente se aburría. De hecho, lo más sorprendente de todo es que prácticamente nadie se dió cuenta de que las respuestas eran siempre la misma letra. Al contrario, lo que creo que sucedió en la mayor parte de los casos es que se fallaba una o dos preguntas intermedias que rompían la racha, y eso hacía que no notaran el patrón. Sólo alguien que respondiera en orden y tuviera las 6 primeras bien empezaría a sospechar… ¿Y el histograma de notas? Pues cambió bastante:

gNotas2

Hisograma de mi examen con todas las respuestas en la misma letra (media de 3.4)

Curiosamente hubo un aumento de las notas muy bajas, y por primera vez hubo gente que únicamente respondió bien 1 de las 12. Es decir, se notaba mucho más los que no tenían ni idea con este método que con el antiguo, que era una de los efectos que buscaba. Lamentablemente eso hizo que también bajara el número de aprobados de 42 a 29, y que la media no fuera 5 sino 3.4. Otro resultado interesante es que las notas más altas (entre 9 y 10) no cambiaron. Es decir, los que son muy buenos siguen siéndolo con cualquier método, y creo que éste es un mensaje muy positivo.

No pretendo extrapolar los resultados y hacer una teoría psicológica de esto. Ha sido sencillamente una prueba para luchar contra el azar que, al parecer, ha dado algunos frutos. Pero cuando les confiese el próximo día lo que pasó creo que mirarán de forma diferente el próximo examen. Aunque no repetiré el patrón… ¿o sí? =)


P.D.: Por favor, si me he dejado alguna estrategia típica que vosotros usábais no dejéis de decírmelo y la incluiré. También podéis sugerime nuevos patrones de respuestas, pero no os puedo prometer nada…

7 Respuestas a “El examen tipo test de una sola letra (al estilo “loco Iván”)

  1. #hoymeheacordadodeestaentradaporque había que responder verdadero o falso a la siguiente afirmación:
    “Las fronteras de grano son EXTREMADAMENTE perjudiciales para la eficiencia final de las células de CuInGaSe2. El mayor tamaño de grano del material absorbente SIEMPRE produce LOS MEJORES rendimientos fotovoltaicos”.
    Era falsa obviamente :)

    Le gusta a 1 persona

  2. Pingback: El nivel de Fermi y la temperatura del Sol | Another Day In The Lab·

  3. El otro día me comentaron otra estrategia, que es muy conocida para los exámenes de matemáticas: la respuesta correcta es 0, 1 o infinito. (Especialmente útil en los casos de límites.)

    Me gusta

  4. Pingback: Experimentos sociales | Another Day In The Lab·

  5. Pingback: Dos años por la blogosfera | Another Day In The Lab·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s